Sígueme en Facebook

31 de marzo de 2011
0 comentarios

Crítica El Cisne Negro

19:44

El Cisne Negro golpea, así que puedo decir que es una buena peli, transmite. Eso sí, menudo mal rollo durante dos horas. Supongo que es a lo que vamos, primero porque el trailer ya lo deja claro y segundo porque no estamos yendo a ver la última de Torrente.

La angustia se siente sin que pasen muchas cosas en pantalla y los efectos están aquí y allá, pero sin destacar. ¿Alguien se habían enterado de que la “vieja” bailarina es Winona Ryder?
¿No llama la atención como sólo el decorado del piso donde vive ya molesta? Aunque para molestia esa cámara en mano meneándose y mareando al personal. Uff.

Me ha gustado el papel del director de la compañía,  aunque no he podido quitarme de encima su personaje en “El Pacto de los Lobos”. Su cara maligna tiene algo.

Los gestos y la voz de Natalie están muy bien conseguidos (hablo de la v.o), realmente parece una niña que no ha terminado de crecer, siempre obsesionada con su micromundo del ballet. Hace poco revisité Closer (peliculón) en inglés también y para nada tenía esta voz, en un personaje que era todo lo contrario. Un aplauso porque me los he creído los dos, supongo que por eso le han dado un Oscar :-).

Me cansa, como tantas veces últimamente, esa exigencia de belleza absoluta para los personajes principales. Las niñas monas siempre han vendido más, vale, pero últimamente no dan descanso: las presentadoras de televisión (la Sexta, Tele5), las series españolas, la publicidad... todas mujeres inalcanzables empujando a las españolas normales a visitar Naturhouse mientras lo españoles de a pié deseamos lo imposible.




La música de la película la conocemos todos (excepto los chicos del bar), acompañarla de buenas imágenes ya es una excusa para visitar los cines en lugar de bajarla. Pero con lo que me quedo es con la competitividad radical de los personajes, ese clima de rivalidad tóxica entre mujeres, esa guerra mantenida con batallas sexuales, vacíos psicológicos, puñaladas y falsas amistades que hay en la película y en la vida y que pueden acabar convirtiéndonos, como a ella, en cisnes negros. También refleja muy bien cómo la exigencia por ser el mejor en cualquier área lleva  a la gente a profundos desequilibrios que no son capaces de identificar y que acaba llevándoles a ser infelices aún habiendo conseguido ese aparente éxito, sin saber reconocer ni siquiera que les pasa.


Salí de la sala sin saber si me había gustado, pero al día siguiente no paré de pensar en ella.



0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Toggle Footer
Top