Sígueme en Facebook

1 de mayo de 2012
2 comentarios

Promesas… en mi alimentación - Mayo 2012


Uno va cogiendo años y va dándose cuenta que tiene que empezar a cuidarse. La señal de alarma sonó cuando 3 personas cercanas me avisaron que estaba cogiendo barriga y ciertos michelines en la espalda. Hay que joderse.

La mayoría de mi entorno, que no me ve sin camiseta, alucina cuando les explico los cambios que estoy siguiendo poco a poco. Todo el mundo se ve más gordo que yo (y tienen razón) y no creen que me haga falta. Lo que no se dan cuenta es que cualquier “arreglo” se tiene que aplicar cuando el problema empieza a asomar la cabeza, no cuando lo tienes ya completamente instalado en casa. No hay que esperar a tener varios kilos de sustancia adiposa adheridos a tu cuerpo para empezar a comer más sano y mejor.


Así que fiel a mi filosofía del poco a poco y la constancia me apunté al gimnasio hace ahora 8 meses y estoy comprometiéndome gradualmente a vivir (no temporalmente, si no ya para siempre) bajo estas reglas:



Mayo 2012


- Distribución de comidas:  Más veces, menor cantidad. Ahora mismo:

7.00 Desayuno : café, pan, aceite y sal.

9.00 Almuerzo 1 : Yogur 

10.30 Almuerzo 2:  1/3 barra de Bocadillo de atún +  café

13.30 Comida: variable

17.30 Merienda: sándwich de algo, zumo de naranja recién exprimido.

9.00 Cena: variable




- Bollería industrial: se acabaron las 3-4 meriendas semanales de napolitana de chocolate. Si me porto bien me permito una los viernes después del trabajo.

- Desayuno: se acabaron las caracolas de chocolate diarias: Café, tostada, aceite y sal.

- Bebidas : reducción de las bebidas con gas a 3-4 semanales, incluyendo fines de semana. Llevar Aquarius al gimnasio para beber medio litro mientras levanto pesas. Cambio de la Cocacola a la Cocacola Zero. Cerveza excluida de todo control. J

- Fritos: Se acabó lo que se daba con la fritanga. Nada de tener la sartén-piscina de aceite permanentemente encima del fogón. Supresión de Nuggets, pescados rebozados fritos y patas rellenas de cangrejo fritas.

- Cambio de la leche semidesnatada a la desnatada.

- Comer menor cantidad pero más despacio, saboreando más el alimento, centrándome más en lo que estoy haciendo y siguiéndolo de un esfuerzo por complementarlo con fruta y ensalada cuando hay. Hasta el momento comía hasta que no podía más y ya no me apetecía comer nada después del plato principal.

- En las salidas a cenar con amigos me busco un aliado para pedir un plato entre dos si los platos son grandes. En el Foster’s por ejemplo he pasado de la hamburguesa grande a la más pequeña, pero ahora me como todos los acompañamientos y apenas pruebo los entrantes que piden los demás, que suele ser fritanga.

- Más carne. Es cara y suelo tomar la justa porque en casa de mis padres tomaba mucha. Ahora cuando voy a comprar suelo fijarme en comprar siempre porque si no la dejo de lado. Suelo tomar bastante pollo y algo de ternera.

- Pescado. Me repatea cocinar pescado. Cuando me independizé estuve tiempo tomando Tintorera y Sepia pero poco a poco me lo he ido dejando. Últimamente suelo merendar/cenar hamburguesas de pescado que acaban de sacar en Mercadona. Son muy fáciles de cocinar y comer aunque no voy a mentir: no están  muy buenas. También compro 1 emperador congelado a la semana para cenar.

- Patatas fritas: Abandono de las Lays, Ruffles y demás snacks. No me las he prohibido, pero ya no están en la lista de la compra.

- Azúcar : En esto era un desfase. Por el momento sigo ajustándolo pero los cafés han pasado a la mitad. Dudo que salte a la sacarina. En los yogures naturales que me ponía 5 o 6 cucharadas... ya veré.

- Sal : Desde que me cocino yo mismo suelo ponerme menos de lo normal así que en esto sigo igual.


*Pendiente: Debería hacer más ensaladas en mi casa pero ya lo intenté hace tiempo y dejé de hacerlo. Sería el siguiente punto a añadir en mi lista. También tengo que ver como me cocino más verduras porque la bolsa de verduras congeladas, que es lo único que tomaba más allá de los tomates, también me la he ido dejando.


Comentar que me está costando encontrar ideas en el tema de la alimentación que todo el mundo de por buenas. Este tema es muy debatido y todo el mundo tiene sus truquillos, con más supersticiones que verdades demostrables. Por no hablar de que la gente se extremiza y acaba convirtiéndose en talibán de la dieta verde o cosas como no comer temporalmente para luego “engañar al cuerpo” y demás teorías que puede que funcionen, pero que yo no veo claras.

Además no todo está yendo de maravilla. Lo de cenar la mitad y compartir me está creando cierta ansiedad. Por un lado hay veces que salgo y me obceco en pedirme un plato entero, como para darme un capricho, cenando más de lo que necesito porque ya me he acostumbrado a comer menos. Por otro, a veces tengo cierta sensación de falta de control sobre el plato, algo así como un instinto de territorialidad que ya no satisfago por estar compartiendo el plato, que no me deja comer despacio “por si se lo come el otro”. Tengo que acostumbrarme, no siempre voy a repartirlo al principio para “asegurármelo”, se supone que estoy compartiendo la salida a cenar y el plato con quien me acompaña y no queda bien.

Remarcar que el cuerpo se acostumbra a todo (si no te pasas) y que aunque la primera vez que cené media pizza me quedé con hambre, la última vez que me tomé una porción más… ya no la quería.   

Lo cierto es que todos estos cambios deben ser seguidos por un control del peso que no estoy realizando, porque aunque he notado una buena reducción en mi barriga y espalda, también he aumentado mi musculatura al estar machacándome en el gym, por lo que sigo pesando lo mismo.



2 comentarios:

  1. Saludos, me voy a arriesgar a dejarte un par de consejos, que lo mismo piensas, ¿este de que va? pero durante 3 años he pasado de 58 kilos a 74 y casi todo masa muscular gracias a conocer bien lo que como. Simplifico para no enrrollarme.

    1. Cambia todo el pan por pan integral (el concepto más importante que vas a barajar en una dieta es el Índice Glucémico, olvida la clasificación en hidratos de carbono simples y complejos, es el IG lo que importa) y al sabor te acostumbras en un mes te lo aseguro.
    2. La coca cola zero tiene edulcorantes cancerígenos, hasta tal punto que en EE.UU. está prohibido uno de los que llevan, pero como aquí no y es más barato lo usan.
    3. Puedes permitirte perfectamente la leche semidesnatada tiene mejor sabor y el aporte calórico no es excesivo, además el cuerpo necesita grasas, si estás en el gym ya que adelgazas también querrás construir masa muscular y la testosterona se sintetiza a partir de las grasas.
    4. Coincido totalmente con lo del azúcar, una cucharada de azúcar son 20kcal, un helado más de 300 no merece la pena privarse del azucar.
    4. Muy importante no mezclar azucares con un alto IG en una comida fuerte te hará engordar.

    Saludos desde Sevilla.

    ResponderEliminar
  2. Hola "con.un.toque.de.limon", muy bueno lo de "La bolsa, nada más simple" y aún mejor la entrada de los 3 videos superpuestos :-) .

    Voy a meter algo de pan integral como me sugieres a ver cómo lo veo. Lo de la cocacola parece que lo han prohibido sólo en un estado de USA, mientras las autoridades españolas lo acepten no me preocupo. Con la leche me conviene que tenga menos sabor porque no me gusta :-) , así que seguiré con la desnatada y si me acostumbro quizás vuelva a la semi. Un Saludo!!

    ResponderEliminar

 
Toggle Footer
Top