Sígueme en Facebook

12 de agosto de 2012
2 comentarios

Teniendo sexo siempre que quieras

10:55
Un tema recurrente entre hombres solteros es aquel que dice que una mujer, por fea que sea, tiene la ventaja de poder volverse acompañada a casa mientras que un hombre cualquiera no, al fin y al cabo las mujeres son las que tienen la última palabra sobre si tener sexo una noche de fin de semana.

Poca gente podrá contradecir la idea de que un hombre soltero que sale a conocer mujeres no desea acostarse con alguna mientras que en el caso femenino no es siempre así. Es cierto que la mujer poco atractiva tendrá que rebajar el nivel de la pareja que escoja, y ahí está el problema. Porque si tú le dices esta idea a una mujer en general ésta contestará que no es para nada como dices. Entonces los hombres ponemos el grito en el cielo y les preguntamos si no están ciegas para no ver que con un par de miraditas ya lo tendrían hecho y fácil.

Pero las chicas siguen diciendo que no, que no es verdad que puedan salir y echar un polvo cada noche. Me ha costado mucho entender este punto de vista. Hasta que me he dado cuenta que, en realidad, los hombres también podemos acostarnos cada noche con una mujer. Sólo hay que hacer lo mismo: rebajar el nivel.


Y más de uno dirá: yo puedo tirarle a la Gollum más fea y gorda del pub y aun así puede ser que me lo tenga que currar toda la noche y que me vuelva a dos velas. Es cierto. Lo que pasa es que no has bajado el nivel lo suficiente, yo hablo de bajarlo al máximo: pagar.

Y es aquí donde muchos hombres cogemos la misma actitud que las mujeres y decimos que “nanai”, que por ahí no pasamos. De la misma manera que una mujer no se acostará con uno normalito del bar y seguirá sintiendo que no hay nadie adecuado para ella aunque esté rodeada de hombres.

Así que  después de una pila de años reconozco que estaba equivocado en parte. Es cierto que todos podemos tener sexo cualquier noche que lo deseemos, lo que ocurre es que, cada uno a su nivel, nos negamos a rebajar listón más allá del límite, y que de igual manera que las chicas ni siquiera echan el ojo al 90% de los hombres de un bar, nosotros también dejamos fuera de nuestro radar a una pila de mujeres con el ojo en nuestra cartera.


P.D: Aquí dejo el mismo tema explicado por una bloguera que me encanta.

2 comentarios:

  1. oooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo

    ResponderEliminar
  2. ahahhahhahhahahhahahah qe me gustaria

    ResponderEliminar

 
Toggle Footer
Top