Sígueme en Facebook

7 de octubre de 2012
6 comentarios

Mentalidad financiera: “El dinero está para gastarlo”

22:42



Recuerdo cuando veía series americanas de adolescentes tipo “Cosas de Casa” en el que los personajes iban a clases raras como “economía domestica”. Me flipaban esas asignaturas pero me parecían una pérdida de tiempo, una coña. Aquí en España nunca tuvimos clases sobre cómo manejar el dinero. Se supone que es algo que se aprende en casa, como planchar o cocinar. El problema es que muchos repiten el patrón de sus padres y en muchos casos es mala idea. En mi grupo de amigos cada uno ha salido calcado a sus padres. Y no ha hecho falta sobrepasar apenas los 30 para ver que el hijo de padres inversores en pisos se ha comprado ya su primer piso. El de padres muy educados tiene una cartera diversificada de acciones. Los que tenían sencillos depósitos hacen los mismo y el que tenía padres con deudas… tiene deudas.

Puede que esté simplificando pero no creo que esté muy lejos de la realidad. Copiamos lo que hemos visto y entramos, simplificando un poco, en alguno de estos patrones o  mentalidades financieras:

-Mentalidad de Pobre: Los reconoces enseguida: “El dinero está para gastarlo”, “No quiero ser el más rico del cementerio”, “Son sólo 150€ al mes”. Es gente a la que le sale urticaria de pensar en el concepto de ahorrar. Piensan en el mes a mes, viven apegados a las ramas en lugar de mirar el bosque. No están dispuestos a sacrificar el placer del consumo momentáneo. Son la cigarra del famoso cuento.

-Mentalidad de Clase Media: La clase media ve claro que tiene que ahorrar para asegurarse un poco el futuro pero decide poner todos sus ahorros en la misma cesta: su vivienda habitual. Cree que ha hecho una inversión pero eso no es cierto en todos los casos. Una inversión  es algo que te da dinero. La gran mayoría de estas personas cuando vende  la casa lo que hace es comprar una más cara por lo que en realidad no tendrá ningún rendimiento económico. Sin embargo habrá pagado al final de la hipoteca un importe equivalente al propio valor del piso en concepto de intereses. Se habrá arriesgado a la depreciación de su único medio de ahorro. No tendrá apenas liquidez en etapas de crisis a menos de que venda el piso y se compre uno más lejos y más barato, algo a lo que lógicamente se resistirá y pasará penurias hasta que se decida.


-Mentalidad de Rico: La mentalidad de rico la tiene el que ve el dinero como alguien que está trabajando para ti. No se trata de ahorrar para morir con muchos dígitos en el banco, se trata de ahorrar para que tu dinero genere más dinero mientras tú te dedicas a tu profesión. Así que tus ahorros no son sólo el causante de que consumas menos hoy en tus caprichos, es también ese tío que va haciéndose más poderoso conforme crece  y que te está dando la posibilidad, quizás , de trabajar menos horas en el futuro, o de jubilarte antes o mejor. La gente de los grupos anteriores se niega a aceptar este patrón porque, al principio, un 3-8% de sus ahorros son migajas. Se justifican pensando que ya ahorrarán cuando tengan más dinero sin darse cuenta que una persona que tiene más dinero también verá como migajas ese porcentaje de todo su dinero. Así que no hay que ahorrar dependiendo del beneficio. Hay que hacerlo como patrón de comportamiento porque es el camino que te llevará a donde quieres llegar.

No es que todos los que tienen cada una de estas mentalidades sean realmente pobres, clase media o ricos, pero sí que creo que caracteriza a la mayoría que forma cada grupo. Hablando sobre estas cosas enseguida llega el comentario inevitable “ahorrar es imposible porque no llego a final de mes”. La gente piensa que el problema es que cobra poco en lugar de pensar que gasta mucho. Es algo típicamente humano: la culpa no es mía, es de los demás. Mi jefe, que no me paga lo que merezco. El banco, que el muy ladrón me ahoga. Los impuestos del gobierno, que te cobran por todo. La inflación, que no para de subir. Y es cierto en muchos casos. Pero la gente no llega a la conclusión siguiente: “si gasto tanto que no puedo ahorrar es que gasto demasiado”. Podemos hacer pocas cosas con todo lo que he enumerado antes. Entonces… ¿no puedo hacer nada? Pues claro que sí. Cuando uno tiene un problema debe analizar qué lo causa y centrarse en las cosas que sí puede cambiar. Vale, quéjate en la cafetería y en Facebook por lo cabrones que son los bancos. Pero sé listo y no te quedes ahí.

En mi país en este momento hay una crisis brutal. La inflación real ha subido una barbaridad en la luz, el gas, la gasolina… por no hablar de las subidas en los impuestos del IRPF, el IVA… y de la aniquilación de muchas de las ayudas que daba el estado ¿Y que hace mucha de la gente que dice que no llega a final de mes? Nada, se sigue "agenciando" un iPhone, comprando productos no básicos como cerveza, cocacolas en el supermercado o saliendo a cenar. Y yo digo que vale, no dejes de hacerlo, no te dejes el tabaco, pero no me digas que te es imposible ahorrar. El problema es que no quieres renunciar a tu calidad de vida, no que no se pueda hacer nada.


Yo no estoy en una situación desesperada pero aún así me he movido y he conseguido bajar un 25% el alquiler de mi vivienda, un 12% el gimnasio, un 8% el alquiler de la plaza de garaje, he bajado de 120 a 100km/h aunque tenga el depósito lleno y sigo, como siempre, pagándome a mí mismo parte de mi salario (ahorrando) antes que cualquier otro gasto. Dejé mi antiguo banco y me pasé a uno que me paga varios € como porcentaje de mis gastos en luz y agua (2%), gasolina (3%) e intereses (2%). Entre lo que me da y lo que deja de quitarme por las comisiones son alrededor de 120€. Puedo decir que haberme cambiado de banco me paga los impuestos anuales de mi coche. También renuncié a comprar un coche con un crédito por los intereses que se quería llevar la financiera, ahorrando por mi cuenta hasta que mi vieja chatarra murió. Entonces me compré uno, pequeño, sí, pero nuevo y a "tocateja".

Sin embargo quiero decir que, más allá del hombrecito que trabaja por mí, lo que más me motiva a ser hormiga y ahorrar es la libertad de saber que puedes mandar todo a tomar por culo cuando quieras, tienes tus ahorros para respaldarte cuando las cosas se pongan feas. Cuando quise dejar una empresa explotadora en plena crisis económica la dejé, a pesar de los comentarios de si estaba loco. Hice lo que quería hacer porque había estado ahorrando, no porque otras personas me protegieran y mantuvieran.

Las cosas se han puesto muy jodidas por aquí, pero lo que sigue siendo como siempre es que a la larga, buena parte de lo que nos pasa nos pasa por lo que hemos hecho previamente, por lo que nos merecemos. ¿Dónde quieres estar en el futuro? ¿En cual de los 3 grupos?

Tú eliges… 



6 comentarios:

  1. Me parece muy buena tu pagina web que habeis titulado "Mentalidad financiera: "El dinero est� para gastarlo"" .
    Continua asi.
    Here is my homepage :: Como Ganar Dinero Con Videos En Youtube

    ResponderEliminar
  2. jeje, veo que mis quejas en facebook no caen en saco roto!

    ResponderEliminar
  3. Hola anónimo! Si eres quien creo que eres pues sí, me has pillado! jaja Eres parte de mi inspiración en este artículo :-)

    ResponderEliminar
  4. Bueno hay que ser consecuente y tener sentido común, ahorrar pero darse algun capricho de vez en cuando nada mas....es simple ,

    ResponderEliminar
  5. A veces el sentido común es el menos común de los sentidos anónimo. :)

    ResponderEliminar
  6. Menudos consejos de ahorro de mierda, perdona q te diga. Para mi todo eso q has dicho (no vivir por encima de las posibilidades, no entramparse en créditos...) es básico. Será que vengo de una familia muy hormiguita, no sé. Hay un montón de gente que, por azares de la vida, no tienen para vivir aún gastando el mínimo y mucho menos para ahorrar. Por otras parte, de "hacer trabajar al dinero" sólo vive el que tiene muchísimo o el que sabe un huevo de finanazas (y más de uno se ha arruinado intentándolo). El resto son depósitos y chucherías con los que como mucho "pagas el impuesto del coche". Lamentablemente "el dinero esta para gastsrlo" y "no ser el más rico del cementerio" me parecen las filosofías de vida más sensatas tal como está el mundo. Y conste que lo dice alguien que no lo practica. Ojo, que probablemente es sólo la realidad que yo vivo y de la que tu pareces esta fuera. Perdón por el tocho.

    ResponderEliminar

 
Toggle Footer
Top