Sígueme en Facebook

28 de junio de 2013
0 comentarios

Quedamos sólo si buscas algo serio

 Vas por la calle y te cruzas con una zapatería.

- ¡Oh, qué zapatos más bonitos!
¿Te los comprarías directamente? Claro que no, primero entras para probártelos, pero resulta que la dependienta te para los pies:
- Ok, pruébeselos pero.. dígame, ¿tiene usted gran intención de comprarlos?
¿Te imaginas algo así?


Para saber si estarías dispuesto a comprar algo, o a quedarte con una pareja como algo estable, primero hay que "probarla", conocerla, etc. Sin embargo las mujeres en una primera cita me dicen últimamente de una manera o de otra que no quieren "que sólo las pruebes", que si quedan contigo es para algo serio. Y digo yo, si no te conozco, ¿cómo voy a comprometerme en algo así contigo? ¿Es lícito que las mujeres te exijan eso?

Sigamos con el ejemplo. Si un hombre acaba intentando, pongamos de ejemplo, una relación seria con 1 de cada 10 mujeres con las que "empieza a conocerse" y la mujer conociese esa estadística pensaría que es un seductor y que "va a lo que va" porque prueba mucho pero "compra" poco. Y digo yo: ¿acaso las mujeres no tienen esa misma actitud cuando se van de compras? Entra en una tienda tras otra, se prueban 100.000 prendas, desordenan todo y luego se lleva muy pocas o nada a casa. En algunos casos incluso se van de tiendas sabiendo que no van a comprar nada, sólo porque se lo pasan bien haciendo eso. ¿Si esto es lícito para ellas por qué no es lícito para nosotros?

¿Te imaginarías la que se montaría si inventaran un detector de intención de compra que te impida entrar en el probador o en la tienda y los dueños de las tiendas las implantaran para ahorrar costes? El colectivo de mujeres montaría la de dios hablando de su derecho a probar productos sin comprarlos, pero estaría encantado si existiera lo mismo pero para saber las verdaderas intenciones de los hombres.

Está claro que no es lo mismo hablar de zapatos que hablar de seres humanos con sentimientos, pero el hecho es que la actitud es la misma. Porque aunque no nos haga gracia verlo así, lo cierto es que se siguen las mismas leyes de oferta y demanda para ligar. Tu éxito depende de cómo te vendas, de cómo envuelvas tu producto, de dónde te colocas para que te vean, de qué ventajas proyectas tener. Y desde luego si tu vida la orientas a la obsesión instintiva de ser madre (algo que es perfectamente válido, por supuesto) estás en desventaja porque se te notará y muchos hombres huirán o te mentirán o te dirán las cosas a medias.

La semana pasada una mujer me mintió con su edad para ser más atractiva a mis ojos. Cuando se lo he comentado a dos amigas de confianza de similar edad (treintena) ambas mujeres me lo han justificado diciendo que es una "mentira piadosa". Igual que un amigo también treintañero justificaba no decir toda la verdad para acostarse con mujeres, pero seguro que en ese aspecto ellas no lo veían igual. Sinceramente, para mi todos mienten. 

Así que ya estoy cansado. No soy un hombre egoísta cabrón por no saber si voy o no a tener un hipotético futuro juntos cuando lo poco que sé de ti es que me interesa tu envoltorio y aún no te conozco. Es más, no me lo puedes exigir. Vamos a quedar unas cuantas veces y ya veremos, sin pre-contratos. 




0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Toggle Footer
Top