Sígueme en Facebook

23 de abril de 2014
0 comentarios

Nos quejamos pero... ¡podemos hacer algo!

20:13
Nos quejamos de que estamos gordos y le echamos la culpa a la edad... pero casi nadie controla cuánto ni qué se mete en el estómago.


Nos quejamos de lo cansadísimos que estamos cada día... pero si nos ponemos a contar apenas dormimos 6-7 horas cada noche.


Nos quejamos de estar oxidados, rampas, dolores de espalda y de lesionarnos con mucha facilidad... pero a ver quién es el guapo que aguanta más de 3 meses seguidos yendo al gimnasio con regularidad.


Nos quejamos de lo difícil que es tener amigos de verdad... pero no tomamos iniciativas para crear nuevas amistades o para mantener los lazos más allá de los muy-muy cercanos.


Nos quejamos de la falta de frescura con nuestras parejas de varios años... pero no nos damos espacios separados para que luego pueda contarte con emoción lo que ha hecho, dándole tiempo para que te eche de menos.


Nos quejamos de no tener tiempo para nada... pero dejamos que la nada entre en nuestras vidas haciendo actividades que no dejan ningún poso: viendo la publicidad de la tele, jugando a videojuegos repetitivos tontos, manteniendo la misma conversación por decimoquinta vez, leyendo o reenviando esos dichosos mensajes por email o whatsapp, o incluso leyendo información del mundo de la prensa del corazón/futbolística, que siempre es la misma y suele sacar nuestros instintos más bajos.

Muchas de éstas cosas tienen solución. Hay que ser imaginativo y esforzarse.

Cuesta, claro.

- Asume que a partir de ahora vas a comer de otra manera y en relación a lo que gastes ese día. Menos cantidad pero cada 3 horas. Ah, y a partir de las 6 de la tarde máximo cuidado. 


- Ponte una alarma para irte a la cama. Como los niños, sí. Todos queremos estirar el día todo lo posible pero así tendremos más energía. Recomiendo Sleep as android para medirte y tomar auténtica conciencia del problema.

- Lo del gimnasio es para toda la vida si quieres ir aprobando las "ITV" de la vida. Libera endorfinas, reduce los dolores musculares y de espalada y aumenta la autoestima. También haces vida social. Si tienes poco tiempo tiempo vale con ir dos días a la semana a clases dirigidas que no tienes ni que pensar. También hay gimnasios con guarderías.

- No hay nada que haga sentirse más psicológicamente sólo y desgraciado que no tener a quien contarle tus "películas". Estas son mis ideas para tener y mantener amigos.


- Hacer planes más allá de tu pareja está muy mal visto en sociedad. Luego resulta que dejamos de tener hobbies porque a nuestra pareja no les gustan. Hay que encontrar el equilibrio para seguir siendo tú sin descuidar a tu familia.

 A lo práctico: ¿De donde podemos sacar tiempo?

a) Olvida la programación de la TV. Perdemos tiempo zapeando, viendo anuncios, esperando que empiece nuestro programa favorito... Con www.series.ly vas directo a los programas que te gustan. ¿Cuántas horas ahorrarías a la semana? Si te fijas, casi casi las suficientes para ir al gym.


b) Las noticias de la tele te cuentan una noticia en demasiados minutos. Y ni siquiera profundizan . Te propongo lo que llaman una dieta de información, lee sólo los titulares con un agregador de contenidos como Feedly. Añade tus blogs o diarios favoritos. Excluye los tipos de noticias que no te interesen (en mi caso el fútbol). 

c) Los grupos de whatsapp nos permiten hacer vida social pero el contenido relevante es escaso. Tú verás.

d) Los videojuegos del movil son adictivos y graciosos y muy monos y ... una pérdida total de tu tiempo. ¿No decías que no tenías tiempo para ir al gym? Ya, y acabas pasando horas jugando al Cundy Crash... A partir de los Sudokus dicidí que ni siquiera iba a aprender cómo funcionan estos juegos que se van poniendo de moda. Es tu eleccion.


d) Si tienes un empleo de esos de todo el día en la oficina... ¡pues busca otro! "Qué fácil de decir" me dicen unos. "Todas las empresas son iguales" me dicen otros. "¡Pero si estamos en crisis!" Yo tenía un trabajo de esos de todo el día calentando la silla. Cuando dije en un almuerzo (hace casi 5 años) que mi próximo objetivo era cambiar eso nadie me tomó muy en serio. Desde entonces pasé de llegar a las casi-8 de la noche a terminar a las 3, 5 y ahora 5 y media. No digo que sea fácil. No digo que no tenga un coste. Solo digo que si no te preguntas lo que quieres no te propondrás soluciones y todo en tu vida seguirá siendo igual.






0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Toggle Footer
Top