Sígueme en Facebook

3 de agosto de 2014
0 comentarios

Sexo… ¿sin que te caiga bien?

12:06
Nuevos bares, nuevas mujeres, nuevos momentos

No puedo. No puedooooooooooooooooooorrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr. Hay algo que me diferencia de la mayoría de hombres que conozco. Necesito conectar con una mujer para querer acostarme con ella. Y me jode. Me da la sensación de ser el equivalente al “si no es para algo serio no quiero” de vosotras. Cárceles mentales que nos ponemos a nosotros mismos que hacen que nos perdamos buenos momentos de la vida.

Anoche salí por una nueva zona con dos mujeres, una de ellas la nueva novia de un amigo. Todo muy novedoso, sí. La noche anterior habíamos compartido una cena y ya había empezado a ver la clase de “lianta” que es: una especie de alcahueta casamentera que no se corta un pelo en decirle todo lo que quería oir a su amiga a través de whatsapp. Lo que pasa es que le estaba hablando de mi, yo lo estaba leyendo y era todo mentira. Y cuando, entre risas, se lo decía ella me respondía con ese ademán de “ya sabes… miéntele un poco, tíratela… y luego ya le dices la verdad”. La verdad es que aún no tengo superado cuando las mujeres me recomiendan mentir a otras mujeres para que me quieran llevar a su cama. Se me queda cara de lelo.

El problema de mentir a manos llenas es que llegado el momento de conocerse la cosa se tuerza. Porque
No puedoooooorrr
cuando llegué allí lo cierto es que la tía me pareció atractiva. Eso sí, me la habían “vendido” de 31 y en mi opinión su cara era más bien de 41. No problem. Estaba todo “atado y bien atado” que decía aquel. Debía conocerla, bailar un ratito, decirle cositas al oído, reírnos, liarme con ella y a la vuelta mi amiga podría volverse a casa de su novio y yo la llevaría a ella a su casa.

Pero no cuajó. No es que me cayera mal. El plan “divorciada con dos hijos con casa propia pero ellos lejos y  último novio aún no superado” es un buen plan para mi. Por favor chicas guapas, hacedme vuestro esclavo sexual para olvidar vuestro amargo pasado. El caso es que la noche avanzaba y yo no sentía ningún tipo de conexión, ninguna cosa en común con esta damisela. Y la simpatía del principio empezó a tornarse osquedad. No sé si fue porque yo estaba más atento al resto de chicas de la sala porque no sé qué clase de patrañas le había contado ella de mi (era una amiga diferente a la del whatsapp de la noche anterior). A lo mejor ella no sabía nada de que mi amiga estaba intentando liarnos. No sé. El caso es que en un determinado momento nos salimos a fumar (-1 punto para mi futuro lio) y mi amiga me preguntó si no la veía atractiva. Y yo dije que sí, que era verdad. El problema es que para mi no basta con eso. La cosa fue a peor porque su amiga ya no volvió a mirarme a la cara y mi amiga empezó a hacerme bromitas e intentar tomarme el pelo y cuando vio que no dejaba que se me subiera a la chepa se puso también seria recurriendo al “voy a decírselo a mi novio” como quien invoca al primo de Zumosol. Nada serio porque enseguida volvió a cambiar de actitud como quien cambia de camisa e intentó repetirme la broma. Yo recordé el principio político de no perder la compostura incluso en los malos momentos, esperé unos cuántos minutos y dije que el garito estaba tan agobiante que me iba ya a casa.


A la vuelta repasé mentalmente qué había pasado. Había tenido a tiro una mujer atractiva y con un plan fácil y la había dejado pasar completamente, incapaz de simular interés. No sé, quizás sea porque a lo largo de esta semana he tenido suficiente sexo con otra amiga hasta el punto del cansancio. Quizás si llevara un tiempo a “dos velas” mi instinto me hubiera hecho comportarme diferente. Pero eso no es excusa. Follar es como comer en algunos viajes en grupo, hay que hacerlo siempre que puedas porque no sabes cuándo va a volver a ocurrir. Pero claro, si me ponía  a comparar esta situación salía perdiendo. Ayer mismo después de aquella cena conecté bastante con una chica del grupo. Se parecía a una de mis ex, teníamos temas de conversación en común, se reía de cualquier parida que decía, reaccionaba a bien a mi contacto físico e incluso se quedó hablando conmigo cuando nos volvimos a casa andando y nos despedíamos con cara de cansancio. ¿He dicho que tenía un novio de 2x2? Ains esta vida…

-"Si vas a contar que ayer conectamos sin llegar a nada por lo menos consigue que te pongan comentarios"
- "Lo intentaré"

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Toggle Footer
Top