Sígueme en Facebook

12 de octubre de 2014
One comentarios

Diferencias entre amigos con derecho y novios

11:20
No están todos los que son pero si son todos los que están

Los seres humanos tenemos necesidades. Aunque no se quieran reconocer porque nos hace sentir débiles la realidad es tozuda. La soltería tiene muchas ventajas pero no podemos negar que hay ciertos huecos a cubrir, por lo que debemos buscarnos personas que encajen en alguno de estos perfiles. En principio todo esto nos sale de forma natural, pero hay veces y hay personas que no se dan cuenta que esperan o piden cosas equivocadas al “perfil” equivocado, lo cual suele desembocar en muchas comeduras de cabeza y en definitiva infelicidad. Es el famoso caer en la “zona amigos” de los chicos esperando sexo o esperar “atención y contacto continuado” de un amante en las chicas. Tener claro qué tipo de relación tienes con la otra persona hará que dure más.


---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Este artículo lo estás leyendo en un blog personal así que es tendencioso, inexacto y de brocha gorda. Puede que tú, tu pareja o tus amig@s no seáis así. Cualquier opinión respetuosa será bienvenida al final.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Desconocida

Una persona desconocida es alguien con quien hablas por alguna razón circunstancial, se suele hablar del tiempo o preguntar dónde está un sitio, vamos, cosas que están pasando en ese momento, ya que es lo único que tenéis en común.

Conocida

Al ser conocida ya se saben algunas cosas compartidas que permiten disfrutar de conversaciones en compañía pero teniendo mucho cuidado de no sacar temas problemáticos (política, religión, humor negro, sexo…)

Flirteos iniciales sin éxito

Una persona con quien tienes una primera cita (infructuosa) es alguien a quien ya conocías previamente. Existen cosas en común y se tienen las primeras conversaciones íntimas en un contexto de pareja. Lo que no puedes es cortar el tema porque no ha funcionado y luego llamarme a las 11 de la noche un día entre semana para pedirme ayuda telefónicamente. No soy tu “helpdesk”. Te ayudaré, pero saber que solo me quieres contactar por el interés me dejará un mal recuerdo de ti, de persona “que utiliza” a los demás cuando sabe que la otra quiere algo más. Es feo.

Amante puntual

Una amante puntual es una amable mujer que ve algo interesante en ti un día cualquiera y decide
meterte en su lecho ya que está en uno de esos momentos de liberación. Pero no lo volverá a hacer más por la razón que sea, así que nada de dar por hecho que volverá a querer quedar contigo. Incluso, a veces, aunque te haya utilizado como pooooobre carnaza sexual y vuelva a quedar, tampoco quiere decir que vuelva a querer sexo.

En el caso de los hombres es más sencillo. Todo hombre que te ha permitido ser tu amante una vez y vuelve a quedar, quiere sexo. Si no quiere verte otra vez es uno de esos coleccionistas que cuelga la cabeza del animal cazado en su pared y si te he visto no me acuerdo.

Amiga

Un amigo es un tesoro. Le puedes contar todas tus pajas mentales. Ella o él quieren saber más de ti, cómo te va. Hará el esfuerzo de hacerte un hueco en la agenda y gastará en ti el único recurso que no podemos recuperar, el tiempo. Si no quiere darte eso o sólo haciendo otra cosa a la vez es que no es tu amigo. Tampoco le puedes pedir favores que sólo le pedirías a tu pareja aprovechándote de que sabes en tu interior que está interesado en ti aunque tú no lo veas como posible pareja o sea sencillamente tu ex. Eso es muy feo también y lo veo continuamente.

Amante

Una amante es el sueño de todo macho soltero. Es una mujer que no va a exigirte un montón de cosas (“obligaciones”) pero que va a prestarte dos de las que más valoras: su vagina y su oído (sí, los hombres también queremos desahogar nuestras penas). Para ser amante y que dure deben darse circunstancias muy especiales y los miembros deben tener las cosas muy claras. Si no es así se acabará pronto. Como en toda relación exitosa ambas partes deben sacar algo bueno para ellas mismas, que depende enteramente de cada persona. Las mujeres han sido educadas para ser pareja, habiendo una imagen despectiva, como si fuera desventajosa o “mala” el hecho de que una mujer se mantenga como amante sin exigir un paso más. Creo que estar a gusto en este papel siendo mujer suele depender de la edad (no estar en máxima edad reproductiva ayuda a no tener la sensación de estar perdiendo el tiempo) o en el caso de que se haga por otras razones más allá del placer sexual, que al menos en lo personal me ha ocurrido mayoritariamente, como es querer establecer al hombre en una relación estable, sacarle información, asegurarse un puesto o ciertas ventajas en un entorno social como pueda ser el trabajo, obtener favores como viajes, regalos o planes o directamente un retorno económico.

Con los hombres es más sencillo. Una amante nos saca de la rutina, nos proporciona aventuras, sacia nuestro apetito sexual y nos infla el ego como un globo aerostático, sobretodo si es más joven y bonita.

Pareja

La gran diferencia  con una amante es el hecho de tener planes de futuro. Cuando se da esto, cuando empiezas a tener gestos de cariño e intimidad en público, cuando estás en permanente contacto con ella, entonces ya te estás encauzando a una dirección. Así que si tienes claro que no es lo que quieres y eres honesto, no hagas todo lo que acabo de comentar con una amante para mantenerla más tiempo. Estarás confundiendo a la otra persona. Y aunque le hayas dicho de palabra que no va a haber una relación, si la tratas como una pareja él o ella sentirá que sí y llegará un punto en que de tanto sufrir te dejará y la culpa de que esté hecha polvo será de tu egoismo. Así que no le digas que la quieres, joder. Y no te extrañes si te la llevas un fin de semana con tus amigos, la tratas como si fuera tu novia y al final del fin de semana te exige movimientos en este sentido.




Por lo general la necesidad más grande a cubrir para un hombre es su impulso sexual y el de una mujer el no sentirse sola y por lo tanto sentirse apoyada y escuchada. Cuando tenemos una relación de amiga, amante o pareja hay que mantener el contacto en la que lo que cambiará será la frecuencia. Así que si eres hombre no desaparezcas completamente para volver a hacerle caso cuando te pica ahí abajo o le hagas caso todos los días o empezará a sentir que sois pareja. Y si eres mujer, no le permitas pensar que va a haber sexo para luego dejarle con las ganas. Eso de “no he dado pie a que pienses eso” medio desnuda es poco elegante. Seamos coherentes y tratemos bien a todo el mundo para que estén a nuestro lado por las razones adecuadas, no porque les manipulemos.



¿Y tú qué opinas? ¿Es recomendable ir agarrado por la calle con una amante? ¿Hay que establecer límites cuando sabes que no va a ser nada formal o dejar completa libertad y que ocurra lo que tenga que ocurrir? ¡Compártelo!

1 comentarios:

  1. Soy consciente de que no soy una mujer convencional, pero afirmar que por lo general la principal necesidad a cubrir por una mujer es no sentirse sola...ejem. Me he quedado "pasmá" :))

    ResponderEliminar

 
Toggle Footer
Top