Sígueme en Facebook

23 de noviembre de 2010
One comentarios

Tercera temporada de Breaking Bad : huida hacia el abismo

23:39
No puedo resistirlo. Me empeñé en silenciar mi boquita al final de la 2ª temporada, enamorado perdido de la dulce y dura niña yonki que se cargaron sin respeto hacia mi pobre corazón. Pero es que llevamos ya 3 temporadas en esta enorme huída hacia adelante hecha serie y no puedo dejar de decir: coño, ¡qué gran serie!


(Cuidadín, SPOILERS)

Porque experimentar placer viendo como Walter White cava su propia tumba es una sensación chunga, señores. Porque aquí no hay ética que sea respetada si no respeta el ego y los intereses de cada personaje. ¿Cómo es posible que no me caiga bien de primeras ni uno sólo de ellos y acabe pidiendo MAS? Hay escenas desagradables por doquier: matones ya sin piernas desangrándose hacia su objetivo, prostitutas haciendo felaciones al ritmo de canciones sureñas, violencia policial, envenenamientos, atropellos, asesinato de niños por ajustes de cuentas, una cabeza cortada encima de una tortuga, casas infectadas de muertos en vida, un marido cornudo tratando de apalizar al amante de su esposa, un cajero aplastando la cabeza de un hombre mientras se ríe su mujer y los restos humanos del avión… del que prefiero no decir nada porque en ese punto sí se han pasado de rosca.

¿Aún están aquí?  Porque si aún están aquí les voy a retorcer más el estómago. Y es que no sólo hay violencia física, también la hay emocional: abogadas matrimoniales presionando para quitarle todo al marido, utilización del hijo común como arma arrojadiza, hijos chantajeando a sus propios padres, obsesión enfermiza tras un amor perdido, el protagonista quemando fajos de billetes en la barbacoa, símbolo de que ya nada tiene sentido, lucha contra las propias adicciones, antiguos compañeros jodiéndose el uno al otro, traiciones,  camellos metiéndose en reuniones de rehabilitación para que sea más fácil colocar la droga  y en general culpa, mucha culpa, para gente que no ha nacido para sobrevivir en esa clase de vida.





En palabras de otros blogeros :

Perfecta, portentosa, fuera de lo común. Soberbia, brutal y genial. 

BREAKING BAD es de verdad una serie BIPOLAR

… no porque sea entretenida, divertida, buena o excelente. Sencillamente porque es la mejor. Porque es asquerosa, dolorosa, irónica, cínica, perversa, triste y perturbadora como la vida misma. 



El final de la tercera temporada es el mejor resumen: esa cara de sufrimiento de Jesse por la decisión que está tomando, mientras empuña  el arma hacia el único inocente. Pum


1 comentarios:

 
Toggle Footer
Top