Sígueme en Facebook

17 de junio de 2012
0 comentarios

Entourage, El Séquito

12:36


Cuando empezé a ver “El séquito” me gustaba la frivolidad general que destilaba la serie. Era muy superficial y entretenida, ideal para que los solteros que vivimos solos nos distraigamos antes de dormir. Sospechaba que era la versión “Man” de Sexo en Nueva York y no fallé. Y digo que es ideal para solteros que además vivimos solos porque dudo que muchas mujeres disfruten viendo este espectáculo de igual manera que la mayoría de hombres se aburren con las pajas mentales de las treintañeras de Sexo en Nueva York.  En el caso de esta serie la acción principal se centra en las aventurillas de un grupo de veinteañeros cercanos a la treintena en Hollywood. Vincent Chase es una estrella de cine y se ha rodeado de sus mejores amigos de la adolescencia para quemar Los Ángeles a lo grande.
¿Y qué es lo que han puesto los productores para satisfacer los deseos profundos (y no tan profundos) del joven de 16 - 35 años del mundo entero? Pues ya te lo puedes imaginar: Fama, mujeres guapas y fáciles de usar y tirar, dinero, el dinero, ¿he dicho el dinero?,  lucir coches y ropa de marca, éxito profesional sin trabajar duro y nulo compromiso con nada. Y yo creo que no se equivocan. Porque creo que un porcentaje enorme de hombres daría su dedo meñique por estar en ese grupo de amigos aunque sea una temporadita aunque jamás se lo reconocerían a sus novias. Y  no sólo los adolescentes con granos en la cara, también los hombres que ya se plantaron y que sienten que no tuvieron esa época de locura, que llevan emparejados desde ya no se recuerda y que confiesan cuando van borrachos que están hartos de comerse la misma tostada.

El caso es que ya voy por la 6ª temporada y me están sorprendiendo y no sólo por los cameos de las entrellas de Hollywood. Me sorprenden porque siguen a su rollo, mostrando un mundo marcadamante masculino pero ahora nos están contando otros aspectos del carácter general de los hombres, de nuestra manera de ver las relaciones de pareja y de la sociedad en que vivimos. La manera en que compiten por sus propios objetivos para ganar a cualquier precio y si es preciso a dentelladas es espectacular. Y me encanta porque no creo que eso sea ficción.

Varios personajes, incluso el más bobalicón se da cuenta que va a tener que dejar de vivir bajo las faldas de la estrella de cine y empiezan a buscarse la vida. Da gusto ver cómo intentan crear sus propias empresas o el retrato que hacen sobre la enorme importancia de los contactos en el mundo profesional.  También me gusta cómo se ayudan formando un equipo en todo momento entre insultos y ataques a la yugular con, no siempre, fina ironía.

Realmente  recomiendo esta serie para entender a los tíos como recomiendo Sexo en Nueva York para entender a las tías. Muchos se quedarán en la superficie de lo que cuentan estas series pero si tienes buen ojo verás que no dejan de hablar de nuestros problemas aunque nosotros no seamos estrellas de cine ni columnistas que se compran Manolos.

Aunque sólo sea para ver a Ari soltando mierda a grito pelao cuando entra en su oficina y a renglón seguido tratando de suavizar las cosas de su mujer.

Que no decaiga.


0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Toggle Footer
Top