Sígueme en Facebook

16 de febrero de 2014
0 comentarios

Optimizando el tiempo de limpieza y mejorando con la ropa

13:10

Hace un tiempo hice una serie de artículos sobre qué puede mejorar en la apariencia física un hombre común y corriente. Ya sabes, el típico tipo al que nunca le ha importado demasiado lo que lleva encima ni se le ha pasado por la cabeza ponerse crema hidratante. Ese hombre que fui yo una vez.

Las últimas semanas he estado trabajando una segunda pasada a este tema, pensando cómo apretar la tuerca un poco más a la mejora de mi apariencia física y a la vez ahorrar tiempo.

La primera medida ha sido reordenar la ropa del armario. He comprado perchas buenas de las de toda la vida:  madera, dos pequeñas endiduras laterales y el enganche fino metálico.  Fuera las perchas de plástico o las cortas que dejan marcas en la ropa. Los pantalones ya no los doblo y los cuelgo porque así no los veo bien.  Ahora los engancho por las sujecciones del cinturón en las endiduras como se cuelgan en las tiendas. Toda mi ropa de temporada está perfectamente visible nada más abrir el armario. La sensación de confort al ver todo bien ordenado me da placer y gran velocidad seleccionando prendas. Basta ya de tener la ropa amontonada en algún lugar de la habitación. Cuando me la quito o a una percha o a la cesta de lavar.

Como también quiero reducir al máximo el tiempo de planchar, tiendo la ropa con las perchas con las que luego voy a colgarlas en el armario por el enganche fino metálico. Le robé la idea a una vecina. Se saca la prenda de la lavadora (lavado en frio para que se arrugue lo mínimo), le doy un par de estirones, le coloco la percha y la cuelgo en un tendedero con una pinza encima. Esta pinza es importantísima para que los días de mucho viento no se caiga la ropa ya que vivo en un segundo piso. También suelo poner en la parte de fuera las sábanas para proteger la ropa del viento. Tengo dos tipos de pinza, las clásica que son para sujetar las perchas y unas modernas que no dejan marcas para la ropa deportiva que no usa perchas y la ropa interior. Basta ya de perder tiempo planchando las marcas de las pinzas. Los calcetines no los cuelgo, los dejo en el barreño donde transporto la ropa mojada para ir más rápido. Con este sistema apenas plancho los pantalones y alguna camisa cuando la veo demasiado arrugada.

Siguiendo con la ropa, he empezado a utilizar la aplicación para Android Armario Inteligente. No funciona demasiado bien pero se deja utilizar. He fotografiado toda mi ropa prenda a prenda y he creado conjuntos para no tener que pensar nada cuando me visto. Simplemente elijo el tipo de conjunto que quiero según vaya a trabajar, casual, a pubs, etc. y cojo las prendas. Estos conjuntos los he ido asegurando con una amiga que ha venido a “validar” que no hago nada demasiado raro y a ayudarme a crear nuevos. En total tengo unos 20 de invierno que incluyen toda mi ropa. Ahora utilizo combinaciones que funcionan muy bien y no pierdo ni un segundo en pensar si algo combina o no con algo.

Por último he descartado temporalmente la idea de que venga una asistenta cada 15 días a limpiar mi casa y me he comprado un iRobot Roomba 660 para eliminar el tiempo de barrer la casa. El robot se puede configurar para que aspire mientras estás en el trabajo los días que tú quieras. Hay que didicarle algo de tiempo a vaciar el depósito y limpiarla por dentro y hay que dejar la casa ordenada para que trabaje bien. También tienes que esconder los cables para que no se enrede pero ahora que están todos ocultos la apariencia de la casa es más solida. La verdad es que antes no solía barrer hasta que mi casa empezaba a parecer un escenario del Oeste. Ahora está todo impecable. Esa sensación de confort otra vez…

En resumen, he hecho un alto esfuerzo económico y de tiempo para preparar la nueva manera de hacer las cosas pero plancho menos, barro menos, me obligo a tener todo más ordenado y siempre voy impecable con la ropa.




0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Toggle Footer
Top