Sígueme en Facebook

27 de junio de 2014
2 comentarios

Ellos, los Hombres solteros (I)

21:08
Este verano "lo parto"

Tras un primer artículo hablando del perfil de Hombre “nuevo guapo… y resentido” paso a hablar del españolito medio. El Alfredo Landa de los 60, el hombre soltero normal y corriente.







------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Este artículo es una generalización, no un estudio científico: puede que tú, tu pareja o tus amigos no seáis así. Esto es un blog y ésta es sólo mi opinión.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Cuando la mujer ya se prepara para proyectos
 a largo plazo el hombre está... a otra cosa
El hombre soltero es cortoplacista. No anda mirando mujeres con idea de formar nidos. Al menos en un primer momento. Ha pasado una semana dura y quiere diversión. Cuando un soltero sale a seducir busca básicamente emociones, no sentimientos. Por esta razón, si llevas tonteando con un hombre varios días y, por ejemplo, vivís a 400km no pienses que está buscando una relación estable (hay excepciones...). Nosotros no nos excitamos con relaciones imposibles en plan Romeo y Julieta. Ese hombre está en plan “Insert coint” a ver si obtiene premio y si deja de hablarte es porque habrá visto que la probabilidades son bajas y preferirá meter la moneda en otra ranura. Ser cortoplacistas en el terreno de la seducción es apostar a caballo ganador ya que conocer a alguien y que dure es muy difícil. Significa que aunque la interacción dure poco será feliz con el resultado. Sin embargo, es malo para muchas otras cosas. ¿Un jefe en una empresa, un político debe pensar así? Mal nos irá si todos vamos con las luces cortas. En el mundo gay lo difícil no es tener sexo, es tener una relación. La mayoría de los gays que conozco dicen querer algo estable pero no poder conseguirlo. La estabilidad de una pareja duradera da una felicidad reposada y una tranquilidad que permite centrar las energías en otros proyectos: tener hijos, montar una empresa. No tener pareja estable obliga a seguir buscando cómo saciar algunas de las necesidades básicas toda la vida, restándote empuje y tiempo para otros asuntos.  

Los hombres solteros somos taaaaan prácticos. Y eso es muy bueno, pero, ¿y lo bonito de creer en la fantasía del romanticismo? Esa sensación de que la magia rodea tu vida. ¿Dónde queda la ilusión de la juventud que te hace ver el mundo más bonito de lo que es? Los hombres prácticos lo hemos perdido y nos orgullecemos de ser precisos y realistas pero a veces tratamos de recuperar esta visión más idealista de la vida con parejas muy jóvenes que aún la conservan.


Los hombres emparejados tendemos a pensar como uno, las mujeres emparejadas como dos. Y como todos sabemos, las cosas que se hacen juntos suelen funcionar mejor, se suele llegar más lejos, aunque sean más complicadas de llevar a cabo. Como dicen en los cursos rolleros de empresa, ¡hay que buscar las sinergias!, “1+1=3” y blablablá….

Los hombres solteros mentirán para conseguir lo que quieren. Esto se hace de dos maneras: diciendo directamente cosas que no son verdad como contestar un “te quiero” con otro “te quiero” sólo por quedar bien o dando a entender ideas de futuro compartido aunque se tenga claro que no vaya a existir. Los hombres hacemos esto por una razón básica: para que la amiga con derecho a roce dure lo máximo posible. Dicen que el órgano sexual más potente de la mujer es su oreja. ¿Cómo se estimula una oreja? Pues diciendo lo que ésta quiere oir: “qué bonita eres”, “te deseo” pero también “te quiero” (es decir, vamos a seguir juntos), o escuchando planes a corto-medio o incluso largo plazo. Y si hace falta insinuar la posibilidad de irse a vivir juntos o incluso una boda ¡a los 2 meses de conocerse!, pues se hace. ¡Y funciona!

Somos superficiales. De la misma manera que las mujeres se sienten atraídas por los machos que proyectan 3 características:
Para un hombre común
juventud y belleza serán suficientes

-          -Status social u otra ventaja competitiva
-         - Buenos genes
-          -Protección y asistencia

Los hombres nos sentimos atraidos por algo más básico aún:

-          -Juventud
-         - Belleza

Si un hombre piensa que eres lo más joven que puede conseguir para su edad y lo más hermosa, también en relación a su propia belleza, el hombre querrá quedar contigo, que en el 99,99% de los casos quiere decir que se quiere acostar contigo. Luego ya tenemos otros factores importantes pero no tan requeridos como:

-          -Inteligencia
-          -Seguridad en sí misma
-          -Independencia

Pero créeme, lo que hace que ese hombre soltero común se fije en ti y decida en esos primeros 5 segundos si se acostaría contigo o no son los primeros 2 factores que he puesto. Dicen que esto es ser superficial. Yo creo que es simplemente lo que hay: los hombres se fijan en unas cosas y las mujeres en otras. No podemos elegir quién ni qué nos atrae racionalmente. Las parejas que eligieron a sus “partenaires” sin tener en cuenta la atracción física no degustarán el éxtasis de la vida nunca.
 

Los hombres tendemos a la dejadez, la pobreza y la suciedad en nuestro aseo personal. ¿Qué le importa a un hombre “práctico” uno o dos agujeros en su camiseta? ¿La camiseta sigue calentando y tapando, no? Lo cierto es que la ropa es un factor social importantísimo pero los hombres solemos ignorarlo con el argumento adolescente "yo soy así y no necesito cambiar". Tengo un compañero de trabajo que, estando ya como estamos en verano, viene toda la semana con la misma camiseta. Es repugnante. Nosotros también tenemos el olfato menos desarrollado que vosotras y solemos ser menos conscientes de ellos, lo cual no es excusa. No vivimos solos, sino en sociedad.


El piso de un hombre soltero puede hacer
que la mujer le descarte o todo lo contrario
No le damos apenas importancia a la estética. Vivía solo en su propio piso desde hace años… ¿Cómo es posible que tuviera medio piso vacío? ¿Qué los muebles estuvieran todos desemparejados? ¿Qué los colores no pegaran nada unos con otros? Era un hombre. Comía, dormía y cagaba allí, pero ya está. Era un "hombre práctico". Con el tiempo y la madurez algunos aprenden a apreciar el valor de un piso acogedor, de un coche limpio, el valor de vestir bien transmitiendo las sensaciones que tú deseas. Una camisa o camiseta raída, sucia y vieja no transmite cosas positivas de un hombre pero pretendemos seducir igualmente a mujeres que pasan muchas horas cuidando su estética.



Somos fundamentalmente dejados. ¿Cuántos hombres, pasados los veintitantos, se mantienen en un peso razonable? Una amplia minoría. Preferimos las cervezas, el picar entre horas, mantenerse en el gimnasio, digo, mantenerse lejos del gimnasio y luego enviarnos fotos en los grupo de hombres de whatsapp de tias que sí luchan para mantenerse atractivas. No podemos tomar apenas medidas contra la calvicie pero si tenemos una barriga cervezera de parecida propoción a la línea del ecuador es culpa enterita nuestra.


Es machista. Y me jode que aún sigamos así. Pero, en general, el españolito medio gasta aún una moral incoherente. Quiere que las mujeres sean sexuales y accesibles pero cuando una chica se acuesta con él en una primera cita la tacha de ***** y las descarta como pareja estable. ¿Por qué? Porque piensa que “si lo ha hecho conmigo, lo hace con todos”, lo cual no es cierto en muchísimos casos. Recuerdo una amiga que le hizo sexo oral a un hombre que le encantaba en una primera cita y éste se volvió loco en el otro sentido, se le fue la cabeza, le dijo de todo. Obviamente mi amiga no entendía nada, me miraba entre desesperada y perpleja cuando me lo contó. ¿A los hombres no nos chifa el sexo oral?  Los hombre queremos habernos acostado con decenas de mujeres, pero ¡ay como sean ellas las que hagan lo mismo! También sé de hombres que le dicen a sus parejas "no me gusta que trabajes fuera de casa", que les miran el teléfono para ver con quién se hablan por whatsapp, que se enfadan si no les dan sus contraseñas porque "si no tuvieras nada que esconder sí me las dirías". Hombres que aislan a sus parejas de sus amigos y luego les hacen creer que no valen para nada...  


Nos metemos en nuestras cuevas. El hombre prototípico, como cuentan en “Los hombres son de marte y las mujeres de Venus” suele meterse en una cueva y cortar la comunicación cuando tiene un conflicto de pareja, aunque ésta no sea formal. Esto crea mucha frustración en vosotras porque lo que queréis es hablarlo para resolverlo. El hombre necesita su espacio para reflexionar: se pondrá a leer el periódico o a jugar a la consola para desconectar del problema contigo y tú sufrirás por la incertidumbre de esa falta de comunicación. Creerás que pasa de ti y que no le importas. Luego saldrá con el problema resuelto (a nivel interno) y, o habrá olvidado todo y hará como si nada hubiera pasado o dejará que en uno de tus intentos se acaben encauzando las cosas. Esta dinámica suele ser muy frustrante para quien la sufre.





Si dejas un comentario te canto una cancion



2 comentarios:

  1. muy buen post, sólo una única puntalización: el órgano sexual más potente, no sólo en la mujer sino también en los hombres, es el cerebro que además de regular la secreción hormonal también manda en nuestras emociones por lo que si sólo estimuláis nuestra oreja siento decir que no lograréis que estemos excitadas para obtener lo único que pretendéis si no que estáis potenciando esa ambición nuestra por aprisionar al sujeto en cuestión en una vida de desenfreno estable y a ser posible con hijos....

    no sé si te refieres a mí, pero que conste que ahí dejo mi comentario.... ;)

    ResponderEliminar

 
Toggle Footer
Top