Sígueme en Facebook

24 de octubre de 2010
One comentarios

Millennium, los hombres que odiaban a las mujeres

11:37




Peliculón del 15 esta historia de origen sueco que ha estado tan publicitada y comentada que había pasado completamente de verla. Así que llego tarde a la fiesta, pero al menos sé que juguetitos tendré que traerme.

(Spoilers)

La película nos habla de violencia y nos la insinúa hasta el punto de ebullición. Las intimidades de Lisbeth y su tutor me han pillado en un día bajo de defensas y me han dejado noqueado. Una violación en la que puedes sentir el aliento de ese infrahombre en tu nuca es probablemente lo que más se te queda de toda la historia. Sin embargo yo me quedo con esa relación tan especial que se da entre Lisbeth y Mikael. Me encanta cómo se queda el desconcertado periodista ante los extraños comportamientos de esta chica andrógina y profundamente independiente. Me recordaron a Scarlett O’Hara y Rhett Butler. Parejas que se alejan de lo que la sociedad dice que es  una pareja “normal”.


El gran hallazgo de esta historia es el personaje de Lisbeth Salander, descrita en algunos medios como “cara del nuevo feminismo”. No deja de sorprenderme que alguien que padece algunos síntomas del síndrome de Asperger sea visto de esa manera. Un ser inteligente, atractivo y misterioso pero incapaz de sostener relaciones normales con su entorno cercano. ¿Es que el nuevo feminismo ha de heredar algunos de los peores comportamientos propiamente masculinos? 
Lo mejor de ella es esa actitud combativa ante la vida. Ella nunca se compadece de sí misma. No le echa la culpa de sus desgracias a los demás o al sistema, coge el toro por los cuernos y se pregunta qué puede hacer. Todo un ejemplo.

Por otra parte, como informático no puedo dejar de quejarme de los clichés que se siguen reproduciendo en el cine respecto a nosotros: tipos gordos, asociales que se meten en sótanos lúgubres viviendo entre basura. O esa “búsqueda automatizada” en las cuentas de los bancos más importantes del país. Olé, olé y olé. Con razón la gente no valora nuestro trabajo, se creen que resolvemos las cosas con un simple click.

La edición española de los dvds dan bastante pena. Los extras del segundo dvd no valen dos duros, aunque sí te acercan a todo el lio que hay montado sobre los derechos que han heredado el padre y el hermano, dos personas que por lo visto no estuvieron muy cerca de la vida profundamente comprometida del autor Stieg Larsson y que ahora no saben qué hacer con una herencia millonaria que sí sabría gestionar su pareja, con la que nunca formalizó nada. Para colmo, en los extras de la segunda película te cuentas detalles de la tercera, algo incomprensible, todo un resbalón que no se merece el coleccionista que paga “voluntariamente” un dinero y  que debería encontrarse un material exquisitamente cuidado.

Termino comentando la mutación del título según el ánsia comercial de cada industria. Los suecos sacaron la novela según el criterio del autor “los hombres que odiaban a las mujeres”. Los franceses lo mutaron a un ambiguo “los hombres que no amaban a las mujeres”.  Y entonces llegaron los Yankees y pusieron “La chica del dragón tatuado”.  
El primer título resume perfectamente el contenido, el fondo de lo que se cuenta. El segundo es un respetuoso, dentro de lo que cabe, giro comercial. Pero lo de los americanos ya es la bomba, quedándose en la superficie, en lo que brilla, las apariencias. Y así es gran parte de su cine. Veremos que hacen con los remakes que ya están en marcha.

1 comentarios:

  1. It iѕ consiԁегеd to bе puгchаseԁ
    ωіthout the want οf a little hаndheld buildіng
    block and two electгodе pads, the grоcеry stогe, but
    the Аurawaνе cοmеs
    іn. Victіmization а TEΝЅ
    twist if you aгe expeгiеnсing
    іrгitation and then ѕenԁing loω relative frеquency eleсtrical curгents pulѕing through anԁ
    through them, уоu can break up thе annoyance is cauѕed by an aсcidental injury.


    Feel fгee to νisit my hоmeρаge; aurawave tens
    my website: Http://Aurawavereview.Com/

    ResponderEliminar

 
Toggle Footer
Top