Sígueme en Facebook

18 de noviembre de 2013
One comentarios

Una noche de manual

13:08

Sí, a veces se conoce alguien interesante en los bares
Fue una noche de manual. Una de esas en que te pasan la mayoría de las cosas que te pueden pasar en una noche de bares. Me sentía con ganas así que me puse mi sombrero. Ponerse sombreros, chalecos o llevar una sandía  llena de alcohol en verano hace que sobresalgas para lo bueno y para lo malo. Lo que es seguro es que da mucho juego.

Para empezar nos fuimos al bar indie de moda donde empezaron a acercarse tíos a hablar con nosotros con la tontería del sobrero. Seguramente pienses que menuda mierda que se te acerquen tios y no tias pero hay que verlo con perspectiva general. Esta gente hace que te tengas que abrir a desconocidos, hace que estés "caliente" al contacto social más allá de los amigos con los que sales. La mayoría de las veces sólo quieren hacerse la foto con el sombrero o alguna otra tontería pero a veces tienen amigas y ya tienes que ser patán para no aprovecharlo. Para hablar con confianza con desconocidas hermosas hay que estar muy despreocupado y esta gente te ayuda a arrancar.

Al lado de nuestro grupo había otro en el que destacaba como un faro una tia de bandera. De rostro inmejorable, un poco demasiado joven para mi y enganchada con un tio bastante mayor que yo, tenía esa belleza que embriaga y del que sólo un hombre de cada mil se siente merecedor. El caso es que tenía el estilo de una de mis ex, los pantalones le quedaban exactamente igual. Un estilo pijo-relamido con pantalones cintura alta que en mi opinión no es del todo favorecedor. Pero su presencia me estaba torturando. Mi instinto estaba encendido a mil en una dirección y mi cabeza lo mismo pero en la dirección contraria. Es el tipo de chica joven que suele creerse una diva, altanera, demandante y malcriada. El tipo de persona que se lo han dado todo con facilidad por ser bonita. Pues ahí estaba yo sin controlar mis emociones, recordando a mi ex, intranquilo con la presencia de una tia ¡con novio presente! con la que ni de coña iba a hablar y prejuzgando, sin que me haya hecho nada malo, a una completa desconocida. A veces me dicen que me autocontrolo demasiado o que no tengo corazón pero aquella chica me estaba sacando de mis casillas.
 Como una seta espontánea aparece otro pretendiente...

En estas estábamos cuando salió el dilema de la noche. A lo lejos vi a una compañera de clase. De mi edad, con cierto atractivo y muy simpática, sorteé a todo tipo de maromos para acercarme y estuvimos hablando un rato. Me piropeó ligeramente una presentación que acababa de hacer en clase y empezó a toquetearme con un "kino" ligero. Se quedó justo en el límite de demostrar un interés claro, ya que en clases hablamos de cosas que justifican cierta confianza. Un tío precavido procura no ligar con alguien al que va a ver varias veces a la semana los próximos 6 meses, no sea que la cosa salga mal. Lo cierto es que dudé porque me atraía ligeramente y parecía haber interés pero ese hombre precavido que hay en mi me hizo alejar. 


Continué por pubs de estilo punk-rock y el alcohol continuó fluyendo. Si me me has leído otras veces sabrás que me quejo de que veo pocas mujeres que me interesan cuando salgo. Pues allí había una rubia potencial. La observé un rato, se metió en el baño, me preparé una frase de entrada, me fui a la barra y cuando volví se había esfumado. Lo de siempre: ¡no hay que esperar para acercarse a una mujer!

Para cuando se llenó y cambiamos de pub el alcohol ya me hacía ir "volando" de un sitio a otro. Empecé a moverme buscando un lugar para dejar la chaqueta y me veo hablando con una chica muy guapa y como una seta espontánea aparece un pretendiente más. Parece que nos acercamos a la vez pero no lo recuerdo. Lo cierto es que ni técnicas de "magueo" para demostrar ser mejor ni leches. El tio se descalificó solo diciendo tonterías y se marchó igual de solo. Lo cierto es que tengo que mejorar en cómo competir cuando mi competencia es seria, no estoy nada puesto en eso. La cosa parecía ir bien, ella me contaba su vida y había cierto pique interesante. En un momento determinado uno de sus amigos se acercó tequeteándola más de lo que podría hacer un amigo lejano pero menos que un novio. Si pensaba que iba a abandonar por eso iba listo. Casi todas las tías atractivas que salen con amigos tienen algún hombre de ese grupo que estaría encantado de liarse con ella. Aprovecho que él se marcha a la barra para preguntarle a bocajarro si es su novio, lo niega y le digo que ese quiere algo y no precisamente un petisuis. Me pone cara rara pero no lo niega, seguimos hablando pero al poco de volver se pone a hablar con él y me deja aparte: 

Opción 1: quedarte sólo bailando hasta que se vuelva a quedar disponible embebido en un grupo de desconocidos. Ciertamente incómodo.

Opción 2 : volver con tus amigos con la opción de volver más tarde en condiciones más favorables, lo cual rara vez ocurre.

Opción 3: ponerte a hablar con la gente de su grupo y rogar a dios para que te den cuerda.

Intenté lo último pero no hubo suerte así que me tuve que volver. A los pocos minutos vi desde lejos que se estaban liando. Parece que actué como "catalizador de amor": ella que parecía no haberse terminado de dar cuenta y él que no se arriesgó hasta que vio venir al lobo. Bien por ellos, qué le vamos a hacer.

A estas alturas y con un tequila más yo ya iba imparable. Entramos en un nuevo garito de rockers años 70, dejo la chaqueta de cuero en un sitio y le pido a una chica del estilo que me gusta que "me la guarde" o algo así. No hicieron falta más de 3 o 4 frases. La certeza de interés mutuo fue instantánea. Al poco, el ruido de la música me da la excusa para salir fuera (aislarla, fase dos del VAROSE de Mystery). Cualquier tema que sacamos resulta que lo tenemos en común. Es bonita y muy maja, me da muestras de interés, no para de reirse y sorprenderse de lo que le digo y como se lo digo y yo me comporto de forma muy natural mostrando interés descarado pero con clase. Compartimos gustos de aprendizaje, directores de cine, etc.Me dice que "está libre hasta las 6". Me autodescalifico cuando le doy mi teléfono diciéndole que me puede llamar en su agenda "Carlos no-me-fui-a-su-casa", dándole a entender que asumo que no va a ocurrir, a la vez de transmitirle que si ella quiere puede pasar. Nos vamos con mis amigos y cuando cierra el bar nos damos un paseo por la ciudad (me la llevaba dirección a mi casa por si acaso, claro). Nos sentamos en un parque, seguimos de cháchara y acaba besándome sin esperármelo yo. No es que sea un fallo, pero yo estaba demasiado bebido y había perdido ligeramente el control de qué hacer y cómo hacerlo. Hacía un frío del que se te mete bajo la camiseta así que la excusa para ir a mi casa no tardó en llegar de forma natural. Le propongo ir "sin obligación a nada". Me dice que si sube pasará. Acabamos yendo a mi casa. 

Como todo el mundo sabe, el alcohol es mal compañero de cama. Mis erecciones venían y se iban como las flores en primavera, pero nos lo pasamos muy bien. Me encantan las mujeres que son graciosas, sin complejos, que saben pasárselo bien y decirte las cosas que estás haciendo bien y las que estás haciendo mal. Incluso me soltó a bocajarro que no volvería a verme en mitad de la acción, quedándome gratamente sorprendido de su sinceridad y desparpajo (a estas alturas ya no me creo todo lo que me dicen y de hecho hablamos un rato al día siguiente). A ver si la sigo conociendo.


Principios resumen de este largo post:

- Si quieres que una chica que destaca te haga caso tienes que destacar tú:  la ropa, complementos diferenciadores, humor y atreverte a acercarse con desparpajo son buenas armas para ello. 

- Hay que abrirse a desconocidos antes de que aparezca alguien que te interese. Si te esperas seguramente lo harás mal, nervioso o directamente no lo harás.

- Trata de ligar con gente que no vas a tener que ver más. Así no te importará el qué dirán ni te sentirás incomodo cuando la sigas viendo.

- ¡No hay que esperar para acercarse a una mujer! Desaparecen o les entra otro.

- Autodescalifícate para reducir la presión y que vea que si al final no hay lio no pasa nada. 

- No te acerques pensando en llegar a un objetivo final: tu objetivo es siempre pasar a la siguiente fase del VAROSE. Primero atrevete a hablar con desconocidos, lo segundo atreverte a hablar con chicas atractivas, lo siguiente enganchar, lo siguiente aislarla, etc. Todo lo lejos que llegues será un éxito parcial. Conseguir teléfono o facebook para seguir en contacto es muy buena noticia. Si al final hay cama pues mejor, claro, pero no pienses en ello hasta que estéis desnudos. Incluso aunque suba a tu casa no debes enfadarte si se echa atrás. Pásatelo bien, fluye y no seas exigente para no frustrarte. Lo que tenga que llegar llegará si haces las cosas bien.

- No te frustres si no te elige. ¿Acaso tú te liarías con cualquiera? Que se quieran liar contigo depende de infinitos factores que tú no puedes controlar. Aprende de tus errores, sé proactivo, acepta que no siempre estás en óptimas condiciones para ligar, aguanta con estoicismo las sequías y verás como la lluvia acaba llegando.



1 comentarios:

 
Toggle Footer
Top