Sígueme en Facebook

23 de noviembre de 2013
0 comentarios

Cómo liga la Bella Durmiente de Disney

12:17

*********************************************************************************
AVISO: Este post puede destrozar tu visión de un momento mágico de tu infancia.     Adults only :)
*********************************************************************************


Ayer volví a ver el clásico de Disney. Este cuento es una de las piedras angulares de las fantasías románticas y de emparejamiento de las mujeres de hoy en día. Me encantó volver a ver el momento en el que El Príncipe Azul seduce a la inocente campesina y en cómo sigue clavados los pasos para ligar en un bar o discoteca:


Aurora se adentra en el bosque con sus amigos los pájaros y llegados al entorno de flirteo se ponen todos a bailar. Es música clásica pero lo mismo da :-) . Aparece el recurrente amigo de la chica guapa, ese que quiere algo con ella pero en el que ella no está interesada, formado por el buho y sus compinches los conejos y los pájaros y se visten como un galán, con el sombrero y la capa. Pero es sólo apariencias, no dan la talla. Es como la gente que va de chándal entresemana pero cuando sale de caza se pone la camisa para aparentar y se nota. Sigamos, ella se deja querer divertida por su "pretendiente" y bailan. Entonces, el galán que se sabe guapo, rico, joven y por lo tanto muy seguro de si mismo se acerca a ellos, le pega un empujón al amigo pagafantas y se pone a bailar con ella con total seguridad y aplomo. Comienza la kinoescalada. Le coge de la mano pero ella se suelta. ¿Se rinde? No. La vuelve a coger y ella la mantiene más tiempo que antes... hasta que se vuelve a soltar. La vuelve a coger ¡por 3ª vez! Y esta vez, tras acercarla a sí mismo grácilmente pero mucho (min 1:46 del video de abajo) es él el que la suelta. ¡Qué crack, cómo sabe! Ella pone cara de digna y se aparta como manifestando desinterés pero lo que en realidad quiere es que él insista y la persiga. Estamos viendo como él la toquetea y ella se resiste, pero no demasiado tiempo. Hay un forcejeo. Un sí pero no. Ella se siente derrepente expuesta, insegura, no conoce al galán, duda si lo que hace está bien o mal. En esta película porque le han enseñado a no hablar con extraños y en la realidad puede ser porque le gusta un poco otro o porque ya se ha liado con varios últimamente y cree que no debería.

La coge, se suelta, vuelve a hacerlo, sí pero no, etc
Nuestro príncipe, que sabe que debe casarse con una desde pequeño pero que aún así no se ve impedido de ligar con otras es un tipo listo. Viendo la destreza con la que se comporta aseguraría que no es la primera campesina con la que trata.  Así que utiliza las palabras que le ha oído a ella para convencerla, recurriendo a elementos mágicos o predestinación. Le dice que ya se conocieron en un sueño. De forma racional se podría decir que eso es decir muchas tonterías juntas pero esta teoría le entra a ella como un tiro. Está encantada porque el mundo romántico que ella tiene en la cabeza encaja a la perfección con la realidad que se está encontrando. Está explotando que muchas mujeres, sobretodo las menores de 30 años o que sólo han tenido una relación importante piensan que hay un hombre único y concreto que acabarán encontrando: el príncipe azul. Una más mayorcita ya suele entender que se trata de encontrar el compañero de vida más compatible posible, no el que algo mágico ha enviado única y especialmente para ti, como en la fábula que estamos viendo. Pero esto es otro tema. Continúo.

Nuestro listo galán la aísla sacándola del bar, digo..., llevándola a un árbol apartado con grandes vistas a un precioso castillo (otro elemento romántico) y ella, ya con confianza, apoya su cabeza en su hombro. Los tortolitos ya se hablan en susurros aunque acaban de conocerse. Como ya está haciéndose tarde Aurora se da cuenta que tiene que volver a casa justo cuando él ya tenía la cabeza muy próxima a la suya y se aproximaba el primer beso. Se agobia. Surge los remordimientos del último momento y nuestro príncipe ve que la va a perder sin haber conseguido su whatsapp o facebook. Le dice si van a volver a verse y ella grita ¡nunca, nunca! con energía y convencimiento. ¿Se rinde? ¿Hace caso a lo que dice ella? Vuelve a insistir: "tal vez algún día", responde. Le pregunta si mañana y ella dice ¡ay, no!. ¡Y le propone esa misma noche acto seguido!

Esto que acabamos de ver, señoras y señores, es el proceso de ligue conocido como sexo de una noche. Aurora no se lo va a pimplar (sólo tiene 16 años a punto de cumplir) pero en la mayoría de los casos... ¿qué creéis que habría pasado en su casa esa noche si viviera sola y fuera más diestra en el amor?


Con todo esta história he querido insistir en varios puntos:

- Aunque la mayoría de las mujeres abominan de los ligues de una noche y consideran que eso es propio de "otra clase de mujeres" lo cierto es que llegado el hombre que cumple con sus requisitos suelen estar dispuestas a hacer una excepción. 

- No hagas caso a lo que ellas te digan si no a cómo se comportan. Da igual que te den calabazas de palabra si ves con su lenguaje no verbal y sus otros comportamientos que sí está interesada. Y al revés. Si ves que te acercas y pasa de ti, búscate a otra. No le interesas. Punto. 

- Cuando ligas tan rápido (método directo) debes entender que las resistencias llegarán. Que no te importe, es lo normal. Ella no quiere que la veas como a una cualquiera que se lía con el primero que aparece. Practica mucho porque al final siempre suelen ser las mismas resistencias en los mismos momentos , las mismas preguntas para tantearte y los mismos "cambios de fase" : aislarla, proponerle subir a tu casa, etc. Recuerda: ella quiere pasárselo bien igual que tú. El problema es que la sociedad y algunos instintos le ha enseñado que no debe hacerlo, por lo que debes ayudarla a evitar esos bloqueos mentales tratando de evitarlos y dejando muy abiertas las puertas a que se eche para atrás en cualquier momento. ¡Sin enfados por tu parte!

- Aunque las mujeres en general se quejan de lo pesados e insistentes que somos los hombres esto debe ser así. Lo que tienes que afinar es cuándo insistir y cuando no. La diferencia entre ser romántico y ser pesado es que ella esté interesada en ti o no. A veces son muy ambiguas, ¡pero la mayoría de las veces está muy claro!. 

- La seguridad en uno mismo es una de las características más deseadas en un hombre. La tienes si estás satisfecho con tu vida, estás orgulloso de ti mismo y de tus logros y has practicado mucho ligando con muchas desconocidas hasta que el resultado de tu interacción con ésta en concreto no te importe apenas. ¿Cuánto tiempo crees que el príncipe azul habría tardado en tirarle los trastos a otra campesina? ¿Por qué crees que un hombre como él va vagando sólo por el bosque con su mejor amigo Sansón (el caballo)?. Una mujer romántica te dirá que lo hace por que es un romántico solitario. Yo te digo que este tipo de apolinea figura y espalda en V iba buscando fiesta y jolgorio. Y cuando ha visto la oportunidad ha sabido qué hacer y cómo hacerlo. Pues eso.




0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Toggle Footer
Top